Mediciones de ángulo de contacto

La tecnología de plasma puede emplearse para activar una superficie e incrementar con ello su energía de superficie. Pero, ¿cómo se puede cuantificar su energía de superficie?

La tecnología de plasma puede emplearse para activar una superficie e incrementar con ello su
energía de superficie. Pero, ¿cómo se puede cuantificar su energía de superficie? Una prueba
para determinar la activación superficial consiste en medir el ángulo de contacto que forma una
gota de agua sobre la superficie. Mientras mayor sea el ángulo de la gota de agua con la
superficie, menor será su energía de superficie y, por lo tanto, menor también su capacidad de
adhesión. Los materiales que han sido activados meticulosamente forman un ángulo de contacto
muy bajo, cercano a cero. Esto indica que la superficie tiene un potencial de adhesión elevado.
Cuando se requiere cuantificar de manera exacta el grado de activación superficial, las
mediciones de ángulo de contacto son una de las maneras más precisas para determinar la
capacidad de adhesión de una superficie.

Cómo medir ángulos de contacto

Los ángulos de contacto se miden usando un dispositivo llamado goniómetro. Este dispositivo
emplea una cámara de alta resolución que permite un gran acercamiento. Esta cámara captura la
imagen de una gota de agua sobre una superficie, después de lo cual un programa la analiza y
calcula el ángulo de contacto. Este tipo de mediciones se pueden realizar en Thierry para que sus
clientes puedan cuantificar los resultados de un tratamiento con plasma.