Tratamientos de superficie

Nuestros sistemas de plasma se emplean para llevar a cabo diferentes tipos de tratamientos de superficie. Los sistemas de plasma a baja presión tienen la capacidad de realizar tratamientos de limpieza, activación, grabado y recubrimiento.

Nuestros sistemas de plasma se emplean para llevar a cabo diferentes tipos de tratamientos de
superficie. Los sistemas de plasma a baja presión tienen la capacidad de realizar tratamientos
de limpieza, activación, grabado y recubrimiento. Estos tratamientos pueden optimizar una
superficie para una tarea determinada. Los tratamientos superficiales con plasma generales se
emplean para limpiar y activar una superficie a escala microscópica. La activación aumenta la
capacidad de adhesión de la superficie de un material. El grabado es un tratamiento de
superficie en el que los iones del plasma reaccionan con los átomos de la superficie del
material. Esto tiene como resultado la remoción de gran cantidad de material, lo cual puede
usarse para darle estructura profunda a las superficies. Si se aplica una máscara de grabado a
una superficie, el plasma es capaz de grabar un diseño al eliminar material de las partes no
enmascaradas. Cuando se introducen monómeros en un sistema de plasma, los tratamientos
de superficie pueden añadir capas ultradelgadas a una superficie, como recubrimientos
hidrofóbicos o un recubrimiento de PTFE.

Usos de los tratamientos de superficie

Estos tratamientos de superficie tienen aplicaciones ilimitadas en el mundo real. Los
tratamientos superficiales de limpieza se emplean en la esterilización de implantes médicos, así
como para desengrasar partes metálicas como preparación previa a procesos de soldadura o
impresión de circuitos. Los tratamientos superficiales de activación se usan en mecánica de
precisión para hacer que las capas exteriores de las piezas sean más resistentes al desgaste y a
las rayaduras. También es el método más efectivo para mejorar procesos industriales de
aplicación de pintura a partes plásticas no humectables. El grabado es una etapa crucial en la
producción de circuitos integrados y también en la preparación de superficies resistentes a
altas temperaturas, como el PTFE, antes de procesos de aplicación de pintura o pegamento. Los
tratamientos superficiales de recubrimiento son muy comunes en la industria textil, en la
fabricación de biochips y en la producción de tanques de combustible.